Debido al trauma repetitivo y a las lesiones a que se ven expuestos los futbolistas, sus rodillas pueden acabar destruidas a temprana edad.

Por eso desde esta columna hacemos una llamada al colegaje entre ellos para que se respeten y puedan gozar no solo de una vida competitiva sana, sino también de un decoroso retiro, sin secuelas de su vida como futbolista profesional.

Como les he contado en las anteriores ediciones la rodilla es una articulación muy expuesta al exterior y que sufre un sinnúmero de lesiones en los deportistas aficionados y profesionales. En la consulta de rodilla de todos los días se ven desde lesiones inocuas, hasta las más graves que requieren manejo quirúrgico con la salvedad que algunas dejan secuelas. El deportista aficionado suele “matarse” el fin de semana defendiendo los colores de su empresa, club o equipo y no le importa si lesiona a su rival. Estamos viendo como el fútbol en nuestro país hoy por hoy es una disculpa para generar violencia tanto afuera como adentro de las canchas. Y no es exclusivo de los “barras bravas”, los futbolistas profesionales en muchas ocasiones son malintencionados con sus colegas y no juegan limpio.

Por eso desde esta columna quiero pedirle a nuestros ídolos que se respeten en la cancha de juego. Que no generemos más violencia. Una lesión generada del fútbol puede marginar al paciente de la practica competitiva durante semanas, meses o incluso llevarlo al retiro.

Las lesiones meniscales, ligamentarias o incluso las fracturas, a largo plazo deterioran el cartílago, produciendo un envejecimiento prematuro de la articulación. A esta enfermedad se le llama osteoartrosis o artrosis degenerativa. Es la causa más común de discapacidad física y generalmente se presenta en personas mayores; pero si existen factores predisponentes como las lesiones deportivas que dejan secuelas, se puede presentar a temprana edad.

En etapas iniciales se deben tomar las medidas para evitar que se siga deteriorando el cartílago: Se le pide al paciente que cambie sus hábitos de ejercicio, que baje de peso y que realice fisioterapia para fortalecer algunos grupos musculares y mejorar las retracciones de otros. En otros casos más avanzados, se indican analgésicos tomados y tópicos, se puede inyectar en el caso de la rodilla un líquido parecido al líquido sinovial de una persona joven y sana para aliviar los síntomas, pero cuando ya la artrosis está en estadios avanzados, la única solución es un reemplazo articular.

Los reemplazos articulares son cirugías de alta complejidad que definitivamente si mejoran el dolor de la articulación comprometida, pero están indicados en pacientes mayores. Además no está recomendado el ejercicio físico intenso después de estas cirugías debido a que se puede aflojar la prótesis o se puede desgastar.

Es por esto que debemos empezar por la prevención: si los futbolistas aficionados y profesionales se respetan en la cancha seguramente habrá menos lesiones, menos secuelas y mejor calidad de vida. Seguramente también habrá menos violencia en las canchas y afuera de ellas. No me queda la menor duda: la paz también empieza dentro del campo de juego.